El nuevo mundo de las tabletas amenaza a los portátiles Apple logra vender 14 millones de iPad en 10 meses, 7,3 en los tres últimos

domingo 30 de enero, 2011

 Las cifras de Apple, mucho mejores de lo esperado, han consagrado al iPad como la última gran revolución tecnológica. La empresa de la manzana arrojó en el último trimestre un beneficio neto de más de 4.400 millones de euros. Casi el doble que en el mismo periodo de 2009. Las ventas de iPhone, iPad y ordenadores Mac han cerrado una facturación de 26.740 millones. Su tableta, desde que salió al mercado en marzo de 2010, ha vendido más de 14 millones de unidades en el mundo. Solo en el último trimestre ha puesto en el mercado 7,3 millones de iPad frente a 4,13 millones de ordenadores.

El secretismo es intrínseco a la compañía que dirige Steve Jobs. Su delegación en Madrid se limita a dar cifras mundiales, sin desglosar por países. K-Tuin, el mayor distribuidor de la marca en España, tampoco aporta luz, pero explican que la estrella de la Navidad han sido el iPad y sus complementos. "Grandes y pequeños lo tratan como algo valioso, lo personalizan", afirma Ricardo Prieto, gerente de sus tiendas en la capital.

Morgan Stanley refleja una bajada de venta de ordenadores portátiles del 12% en Estados Unidos. En mayo del año pasado realizaron una encuesta con datos reveladores: un 44% de los estadounidenses se planteaba comprar un iPad en lugar de un portátil. Estos números dan a la razón a Jobs cuando en junio de 2010 declaró que "el fin del PC es inevitable".

La consultora Deloitte prevé que la venta de tabletas supere a los ordenadores en este ejercicio. En un informe del 11 de enero asegura que "el mercado del PC está estandarizado y las diversas opciones de tabletas abren otro campo". Esta misma compañía bautizó 2010 como "el año del netbook", ordenadores muy ligeros y precio ajustado. Es aquí donde se libra la gran batalla, entre tabletas y estos pequeños portátiles.

En la última edición de la Feria de Electrónica de Consumo (CES) de Las Vegas, los fabricantes presentaron hasta 80 prototipos táctiles. Destacaron Motorola y Samsung. La primera, de la mano de Google, que estrena una versión de Android para estos aparatos. Su dispositivo táctil es más fino que el iPad, con cámara frontal y trasera. Samsung intenta plantar cara con su la Galaxy, una tableta de siete pulgadas y Android, que ha vendido un millón de unidades en el mundo. HP, líder en ordenadores con más de 17 millones vendidos en 2010, se lo ha tomado en serio. En febrero presentará miniordenadores, tabletas y teléfonos con su propio sistema operativo WebOS.

Firmas mucho más modestas preparan sus tabletas pero no tienen la clave del iPad, una innegable facilidad de navegación. Carece de instrucciones pero tampoco hacen falta. Se enciende solo. Basta con tocar para usarlo.

Juan Freire, responsable de la Cátedra de Economía Digital de EOI (Escuela de Organización Industrial), cree que cambia por completo la interacción y la movilidad. "Simplifica la relación con la tecnología. Se prescinde del ordenador y todos los miembros de la familia lo usan para jugar, ver vídeos e informarse sin moverse del sofá. Se saca en el autobús o en cualquier lugar, no necesita atril, ni esperar a que se encienda", explica.

Las aplicaciones son uno de los grandes atractivos del aparato de Apple. Los críticos lo consideran un entorno demasiado cerrado. La App Store, tienda virtual de software de Apple, cada día tiene más títulos. Acaban de superar los 10.000 millones de descargas totales. La aplicación de EL PAÍS, disponible desde mediados de noviembre, ha superado ya las 80.000.

La compañía taiwanesa ACER, segundo fabricante mundial, una de las grandes beneficiadas por la explosión de los netbooks, está virando hacia las tabletas; prepara cuatro modelos.

Carlos Barrabés, pionero en los negocios en Internet en España, cree que es un cambio de paradigma: "Esto es como si una persona estuviera viendo la televisión en los años setenta y quisiera hablar con ella por teléfono. Hay quien sigue anclado y no se da cuenta de que la tele no responde; en cambio, el iPad lo entiende a la primera. Es interacción pura". El aparato tiene un evidente halo de innovación. Deportistas, músicos y políticos presumen de tableta.

ROSA JIMÉNEZ CANO  EL PAIS

Subir