Trucos para limpiar el acero inoxidable

Si pensamos en un material resistente y duradero, sin duda nos viene a la cabeza el acero inoxidable. Los elementos construidos en acero inoxidable son mucho más duraderos y resistentes que los construidos en cualquier otro material. El inoxidable es un elemento que soporta las inclemencias del tiempo y el desgaste.

El inoxidable es un elemento ideal en decoración que se utiliza en numerosos elementos del hogar, como fregaderos, escaleras, lavadoras o utensilios de cocina a los que les aporta un acabado moderno y elegante.

Limpiar el acero inoxidable y conseguir que luzca impecable no tiene demasiada complicación aunque debemos tener en cuenta que se trata de un material en el que enseguida se notan las marcas de los dedos.

Limpiar el acero inoxidable

El acero inoxidable está formado por hierro y cromo. La mezcla de estos dos metales le confiere una gran protección contra las agresiones externas. Pese a que se trata de un elemento altamente resistente hay que tener en cuenta que hay que realizar un mantenimiento y una limpieza adecuada.

Con una limpieza adecuada vamos a resaltar el brillo natural de acero inoxidable y vamos a evitar que se incruste suciedad o polvo además de eliminar las marcas que se crean por las huellas dactilares.

En el mercado existen productos como rotuladores especiales para limpiar el acero inoxidable capaces de reparar los arañazos y quitar las marcas, como el Rotulador 0800 de color gris antracita es capaz de reparar los pequeños arañazos producidos en el acero y dejar las superficies prácticamente como nuevas.

Con una formato muy interesante, en rotulador, es ideal para su aplicación en cualquier superficie inoxidable de la manera más cómoda.

Además de este tipo de rotuladores existen limpiadores en gel muy efectivos para conseguir los mejores resultados. Estos limpiadores se deben aplicar con un estropajo suave o un trapo para que el acero no se ralle.

Para mantener el brillo posteriormente basta con pasar una bayeta húmeda con algo de jabón lavavajillas.

Si en nuestras sartenes u ollas de acero inoxidable se ha quedado algo pegado no se debe frotar nunca porque aun así no saldrá el residuo y corremos el riego de rayar la superficie.

En este caso lo más efectivo es llenar el recipiente con agua caliente con un poco de jabón y dejarlo actuar durante una media hora, de esta manera conseguiremos que lo que se nos ha pegado salga de la una manera sencilla.

limpiar acero inoxidable

Pero si estás buscando algún sencillo truco para que el acero inoxidable luzca como el primer día aquí te dejamos unos sencillos trucos:

Agua y jabón

El método más sencillo y tradicional. Con una bayeta empapada, preferiblemente de algodón, bien escurrida y frotando un poco conseguiremos el mejor resultado.

Si queremos dejar aún más brillantes las superficies de acero inoxidable podemos añadir un poco de vaselina en el trapo. Así conseguiremos una limpieza perfecta y sin huellas.

Utiliza un poco de vinagre

El vinagre es un producto de lo más eficaz para limpiar el acero inoxidable, se trata de un producto natural con un altísimo poder limpiador. Simplemente mojando un trapo en vinagre podemos dejar las superficies de acero inoxidable impecables, además el vinagre es ideal para limpiar muchas otras superficies.

El limón también es un buen limpiador

Podemos aplicar unas gotas de limón al acero inoxidable y posteriormente aclarar con agua y limpiar con un trapo. De esta manera obtendremos un resultado muy interesante, similar al de usar limón.

Como resumen, limpiar el acero inoxidable no es nada complicado, ya que se trata de un material extremadamente resistente y agradecido.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.